Amaya, cocinera-jefe, apasionada del campo. Le gusta ir a clases de pintura para relajarse y además le hace sentirse bien. Su pasión es la cocina, disfruta mucho y le gusta trabajar en lo que hace pero también ayudar a personas con discapacidad.

Por Alejandra, Araceli, Luis y Lily-Luz 1º ESO

P.- ¿De dónde eres?

R.- De aquí de Valladolid, nací aquí.

Amaya vino al Liceo por casualidades de la vida. Entró en otro colegio pero aquí se jubiló Abel y entró a sustituirle.

P.- ¿Tiene hijos, o está casada?

R.- No, ni casada ni hijos.

P.- ¿Qué querías ser de mayor cuando eras pequeña?

R.- Yo me decidí por educación física, hice magisterio. Pero no lo tenía muy claro, no era de estas niñas con vocación, que tenían algo muy claro…. Y al final… pues me decidí por la cocina.

P.- ¿Cuándo comenzó tu pasión?

R.- Empecé tarde porque estuve en otro tipo de trabajos, estudiando otras cosas y entré aquí hace casi diez años. A los treinta años empecé en cocina.

P.- ¿Qué le hizo empezar a cocinar?

R.- Me gustaba el mundo de la hostelería, estuve tocando distintos palos y al final me faltaba conocer la cocina, entré y me formé en cursos y ya seguí.

P.- ¿Te imaginaste alguna vez en una cocina trabajando para tantas personas?

R.- No, nunca.

Amaya estuvo en otro tipo de trabajos: educación física, gimnasios, también estuvo de camarera. Otra temporada estuvo cuidando caballos.

P.- Si tuviera que elegir otro trabajo ¿cuál sería y por qué?

R.- Relacionado con el mundo de la cocina, desde luego, a lo mejor, un pequeño negocio rural, me gusta mucho el campo.

P.- ¿Practica algún deporte?

R.- Ahora no, antes si, bastantes.

Amaya nos afirmó que en su tiempo libre va a clases de pintura porque le relaja y le viene muy bien. Dijo que le gustaba estar con sus padres y amigos, y que también le gustaba dar paseos.

P.- ¿Por qué es tan importante tener una buena alimentación en el colegio?

R.- Para que cuando tengáis más edad no surjan problemas de salud. Y también para que aprendáis a comer de todo porque es muy importante tener una alimentación equilibrada.

Nos confirmó que le gustaría que el colegio hiciera talleres de cocina.

P.- ¿Es verdad que estuviste con unas personas con discapacidad en las cocinas del colegio?

R.- Sí, estuvimos aquí trabajando, estuvo muy bien, se portaron muy bien.

P.- ¿Qué sentiste al ayudar a los niños discapacitados mediante la cocina?

R.- Disfruté muchísimo porque con poquito se ilusionan y trabajan mejor que otra gente que conozco y que trabaja en la cocina. Se centran mucho y son muy organizados. Me gustó.

Amaya nos dijo que le gustaría mucho volver a ayudar mediante la cocina.
La cocinera nos confesó que le gustó trabajar con personas que necesitan ayudan y le gustaría ayudar mediante su trabajo. Piensa que gracias a la cocina podrían llegar a ser grandes personas.

Nos despedimos de ella dándole las gracias por concedernos esta entrevista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.