Estalmat y las Olimpiadas de matemáticas